¿Qué buscas?

Cargando...

sábado, 25 de septiembre de 2010

Escocia 100820 - 100831

Este año mis vacaciones de verano han sido bastante similares a las del año pasado en Irlanda, tanto en cuestión de paisajes como de planes. Hemos cogido una furgoneta y hemos recorrido Escocia de sur a norte y vuelta al sur again.

No es mi intención escribir un post contando todo lo que pasó y todo lo que vi. Más bien pensaba en este post como algo gráfico (por eso de que una imagen vale más que mil palabras) así que aquí os dejo con los paisajes que he visto por Escocia este año. Por supuesto me dejo muchas cosas que me gustaría enseñar y contar, pero me llevaría semanas redactarlo todo.


Ullapool de noche: uno de los pueblos más bonitos que he visto en este viaje. Es un pueblo pesquero en el que no me habría importado quedarme a vivir una temporadita (foto inferior)



Glencoe: es el sitio que se ve en las fotos superior e inferior y es uno de los que más me gustó. Era la segunda vez que iba por esa zona y las dos veces me cayó un buen chaparrón. Sin embargo, gracias a que estaba lloviendo, descubrimos un lugar para comer con muchisimo encanto. Cuando vuelva a Escocia no descarto hacer noche en este lugar.

martes, 21 de septiembre de 2010

He olvidado lo que iba a poner

Cuando tenía unos dos años una hormiga de cabeza y cuerpo gigante me mordió el dedo cuando pasaba arena de un montón a otro. Recuerdo que salté, chillé y esperé hasta que alguien la mató y me libró de tanto sufrimiento.

Creo que ese es el primer recuerdo que tengo de toda mi vida.

Hay cosas que recuerdo a menudo y otras en las que casi prefiero no pensar. Esas cosas muchas veces se pierden en la memoria y no vuelven a aparecer nunca a no ser que las busques con mucho ahínco e incluso, en algunas ocasiones, ni con esas. Sencillamente, se han evaporado para dejar espacio a otras nuevas. Normalmente cuando eso ocurre es porque no eran lo suficientemente importantes.

Sin embargo hay cosas que no pensamos a diario pero que recordamos a la perfección cuando nos toca, por una cosa o por otra, rescatarlas de su rincón en la memoria. ¿Quién no recuerda su primer beso? ¿O su primera vez? ¿Y qué me dices de ese viaje que hiciste con amigas cuando estabas en el instituto? ¿O el concierto que tanto te gustó? Son cosas que están ahí. Existen porque nosotros queremos que existan. Existen porque no las hemos olvidado. Porque podemos rescatarlas cuando nosotros queramos.

Pero, ¿qué ocurre cuando todo eso se pierde? Cuando sabes que hay algo que crees que sabes pero no sabes lo que es. Cuando te piden que cuentes una historia que has contado miles de veces y no sabes de qué te están hablando. Cuando eres consciente de que no consigues recordar tu vida. El primer beso. La película que tanto te gustó y que tantas veces has visto. El libro con el que reiste y lloraste. La familia que siempre ha estado a tu lado. Los amigos que has elegido a lo largo de tu vida y que tú has decidido que estén siempre contigo. El sonido de las olas del mar al romper en la orilla. El olor de la cena de nochebuena. Las risas con tus hermanas. ¿Qué pasa cuando no recuerdas nada de eso?

Hoy es el día Mundial del Alzheimer y todos los telediarios se han hecho eco de la noticia. Nuestra memoria es selectiva y sólo recordamos algunas cosas cuando vamos a rescatarlas de la memoria. Por ejemplo, sólo nos acordamos de los enfermos de Alzheimer el 21 de septiembre. Tampoco creo que sea malo, no sé. Por lo menos recordamos que tenemos que recordar una vez al año.

Hoy he visto a señores y señoras de cierta edad en las noticias. Perfectos fisicamente hablando pero completamente perdidos si nos fijamos en su cabeza. Sin embargo se les veía felices. Quizás ya no sepan quienes fueron en un pasado o quienes podrían ser en estos momentos y por eso se les veía sonreir, porque lo cierto es que el Alzheimer es una enfermedad cruel.

En Pasaba por aquí también quiero hacerme eco de la noticia y recordar, por todos aquellos que no pueden hacerlo, el día Mundial del Alzheimer.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

4 tags

Anoche antes de irme a dormir me dio por mirar el blog de la Emperatriz de Lavapiés y cual fue mi sorpresa cuando vi que me había nominado para participar en un juego. No lo había visto antes en ningún blog y me ha parecido una curiosa forma de conocer otros blogs así que ahí va mi parte.

Las reglas

1.- Una vez nominad@ tienes que poner el link del blog que te ha nominado.

2.- Nomina a otras personas.

3.- Haz saber a esas personas que han sido nominadas.

4.- Escribe cuatro respuestas para cada pregunta

Y los nominados a seguir el juego son:

- Carlos del blog andadas
- Cárol del blog Cosas que se dicen en una tarde de verano
- Bookworm del blog Bitácora de mis lecturas
- Eva del blog La historia en mis libros

Y éstas son mis respuestas:

4 cosas en mi bolso:
- Llaves de casa y de la oficina
- Móvil y Blackberry del curro
- Monedero
- Abono transportes

4 cosas favoritas de mi habitación:
- Mis libros
- Mi cama
- Los peluchillos que todavía pueden quedar
- Álbumes de fotos

4 cosas que siempre he querido hacer:
- Escribir un libro
- Viajar de un lado a otro sin necesidad de mirar por la pela
- Vivir una larga temporada en el extranjero
- Ser actriz. No es que sea un sueño de todo la vida ni nada de eso, pero me encantaría poder ser cada vez una persona distinta y la mejor manera de serlo es esa.

4 cosas que me gustan ahora mismo:
- Mis amigos y mi familia
- Mi anillo Swaroski
- La idea de ir esta tarde a la fnac para ver la presentación del libro La alargada sombra del amor. A ver si me llevo el libro firmado
- Que me quedan todavía 12 días de vacaciones este año

4 cosas que no sabía / sabían de mí:
- Que me encanta conducir y como no tengo coche casi no puedo hacerlo
- Que puedo tocar la nariz con la lengua
- Que tengo la idea de dos novelas en la cabeza que no soy capaz de plasmar en papel
- Que mi mascota en la oficina es una galleta

4 canciones que no me puedo quitar de la cabeza:
- Hasta hace poco no podía quitarme de la cabeza el Waka Waka de Shakira
- Sick of love. He terminado por cogerle manía
- Hace unos minutos han puesto en la radio la Experiencia religiosa de Enrique Iglesias. Seguro que esta tarde termino cantándola.
- La melodía de las chicas de oro de antaño. La escuché el otro día coincidiendo con el estreno del remake de la 1. Cómo molaban las sintonías de las series antiguas, ¿verdad?

martes, 7 de septiembre de 2010

Mi gozo en un pozo

Bueno... ¡¡qué más quisiera yo que haber caído en un pozo!! Por lo menos podría haber utilizado mi bomba supernova en algún sitio con agua.

La cosa quedó de la siguiente manera.

Llego al hotel el viernes sobre las 21:00 y me registro en la habitacion que tenía reservada para el fin de semana. Subo corriendo con la maleta en una mano, el vestido en la otra y el bolso colgado del hombro, no tanto por ver la habitación sino porque llevaba mucho tiempo sin ir al baño. Qué le voy a hacer, soy un poco meona. Según entro en el baño veo una cortina larga que tapa lo que bien puede ser mi nueva mejor amiga para el fin de semana. Descorro las cortinas y ahí está. Efectivamente, es una bañera. Llego sudada, cansada y deseando abandonarme al agua toda la noche si es preciso. Pero no ahora. No. Mi baño tendrá que esperar a después de la cena. Hemos quedado para comer algo porque estamos hambrientos, pero yo ya estoy deseando volver para disfrutar de mi bomba. Llama Carmen a la puerta. Sin duda viene a buscarme para ir a cenar. Abro la puerta y me pregunta:
-"¿Tienes dos camas?"
-"Sí"
-"Es que creo que esta es nuestra habitación. Mira" -dice mientras me lleva a la otra.
La habitación es más pequeña, pero eso me da igual. Cuando paso por la puerta del baño miro de reojo y me parece ver una mampara (Oh, oh) mientras paso a la habitación para ver la única cama. Les digo que tienen razón y cambiamos las llaves, las habitaciones y la bañera por una ducha.

Cuando volvemos de cenar decido ducharme en mi súper ducha (yuju!) y la idea de taponarla con algo y dejar que el agua suba hasta que cubra mis axilas pasa por mi cabeza varias veces. Eso sí, tendría que dejar mi mano en alto hasta que el agua llegase hasta donde yo estimase oportuno para después soltar la bomba y disfrutar de su efervescencia. Es decir, la idea de tomar un baño de pie me estuvo rondando la cabeza. No sé realmente que efecto tienen estas bombas, pero la posibilidad de que la espuma comience a subir y termine por ahogarme parece elevada. Decido que este plan cojea por todas partes así que me abandono al placer de una buena ducha caliente después de un día dando tumbos de un lado a otro y me resigno a la idea de dejar la bomba para otra ocasión, no se sabe cuándo.

Menos mal que las bombas tienen un año de caducidad... Y menos mal que al final no compré la segunda bomba, Emperatriz. Habría tenido una bonita colección en mi casa. Ja!

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Boda + Soledad = Bomba

Después de mis vacaciones en Escocia y de superar con éxito mi primer día de trabajo, he decidido hacer algo para quitarme todo el estress acumulado y voy a dedicar el próximo fin de semana a mí misma. Sí, ya sé que tengo una boda, pero como tampoco es plan de estar todo el fin de semana yo sola porque al final terminaría aburriéndome, pues puedo hacer un poco de todo.

Hay gente que conoce mi pasión por todo lo que esté relacionado de alguna manera con el agua: el océano, un río, un lago, un pantano, una piscina o una bañera, pero también hay gente que no tiene ni idea de esto. Pues bien, para mí el agua es un elemento que me hace sentir bien conmigo misma. Si estoy nerviosa me relaja; si estoy triste me ayuda a ver las cosas de otra manera; si estoy preocupada me ayuda a olvidarme de todo. En definitiva, el agua me hace feliz.

También hay gente que sabe y gente que no sabe sobre mi vida privada, así que para los que no me conocéis sólo os hace falta saber, para seguir el hilo de este post, que soy soltera. Soy una de los muchos impares en un mundo de pares.

Este fin de semana tengo la boda de una de mis mejores amigas. Se casa mi compañera Cristina, una niña que conocí hace unos años en la agencia de marketing y que después de varios años continúa estando en el top ten de la gente que no puedo dejar de ver. Tengo muchas ganas de ir a la boda, la verdad, aunque hasta hace poco estaba bastante cagada. Yo, impar en un mundo de pares, iba a asistir a una boda en Albacete y no conocía a nadie más que a la novia. Bien ¿no? Al final Carmen, mi otra compañera de agencia con la que tengo trato después de tanto tiempo, me confirmó su asistencia y la de su chico. Bien. Me dará un poco de valor a la hora de llegar a la boda tener a alguien con quien hablar. Sin embargo me he dado cuenta de que aunque acompañada, también pasaré algo de tiempo sola, y es ese tiempo el que aprovecharé para relajarme y olvidarme de todo.

Mi idea consiste, ni más ni menos, en aprovechar mis momentos de soledad para no hacer nada y descansar. Leer tranquilamente en la cama antes de acostarme, pensar (o no) en lo que es mi vida y, lo más mejor, meterme en una bañera con agua caliente y echar una de estas dentro
Dicen que estas bombas de baño son relajantes y bla bla bla. Puede que sea verdad, no lo sé. Yo por lo pronto la he comprado por hacer algo distinto, pero he de confesar que soy bastante escéptica en cuanto a los resultados.

Eso, por supuesto, si tengo bañera en el hotel, claro...

Foto: Lush