¿Qué buscas?

viernes, 28 de enero de 2011

Escocia 2010

El otro día viendo fotos de mi disco duro (tengo que organizarlo un día, pero viendo cómo lo tengo todo de liado cada vez que me pongo me entretengo con cualquier cosa y decido dejarlo para otro momento) me fijé en que hay algunas que no están mal del todo. No tengo una gran cámara, pero de vez en cuando veo fotos interesantes y disparo. Estas dos fotos que pongo a continuación son del viaje que hicimos el verano pasado a Escocia. Mi intención era hacer una foto al paisaje, y me cabreé cuando mi cuñado sacó la cabeza por la ventana para hacer su foto, pero he de reconcer que al final me gustó más en la que sale él. Ya me diréis a vosotros qué os parecen...




jueves, 20 de enero de 2011

Bromas de la radio

Llevo mucho tiempo queriendo escribir sobre las bromas radiofónicas porque nunca me han gustado. Sin embargo hoy, cuando ya tenía un post escrito en el que decía que nunca (y remarco la palabra nunca) me había gustado una broma de la radio, voy y escucho una en Cadena Dial que me hace, por lo menos, sonreír. Así que me he puesto a pensar y he decidido borrar el otro post que estaba escrito y no publicado para escribir otro diferente.

Hace un par de años yo no escuchaba la radio nunca y cuando empecé a hacerlo fue en la oficina de mi nuevo trabajo. Allí escuchaban los 40 principales. La música no estaba mal, pero no soportaba las bromas que hacían ni por teléfono, ni por telefonillo, ni en la calle. Tampoco me gustaba la prueba de novios (a parte de que soy de las que pienso que está todo preparado, pero bueno, sea como fuere, no me gustaba). Le cogí manía a las bromas radiofónicas a fuerza de escucharlas. Desde ese momento cada vez que he escuchado una broma (de cualquier emisora) he pasado de ella y he hecho oídos sordos. Alguna vez he escuchado alguna de refilón que no era de mal gusto, pero tampoco como para hacerme reír.

Según he observado, estas bromas están cortadas (casi) todas por el mismo patrón. Bromas (para mí) sin gracia, de mal gusto y que intentan reírse de las personas. Quizás penséis que estoy exagerando, pero de verdad que el trauma que traigo de los 40 principales es muy grande. No soporto sus bromas.

Después de un tiempo decidimos cambiar de emisora porque ya nos habíamos cansado de escuchar siempre las mismas canciones y fuimos a parar a Cadena 100. No sé si hacen algún tipo de broma en el programa de Javi Nieves, pero prefiero mil veces escuchar Quien te tienta a las nueve treinta que La prueba de novios donde se va a provocar rupturas y que la gente se haga daño. Y eso que Quien te tienta… es a veces un poco pastel, pero lo de La prueba de novios es algo que no me entra en la cabeza. Puede conmigo.

Bueno, todo esto venía simplemente porque quería desahogarme. No sé si soy la única a la que no les gusta o si hay más gente como yo… ¿A vosotros que os parecen las bromas de la radio? ¿Os gustan u os ponen de los nervios como a mí?

martes, 18 de enero de 2011

Nuevo diseño del blog

He hecho varios cambios en el blog pero aún sigo buscando el aspecto ideal y definitivo. No soy capaz de encontrar el look para que la gente al mirarlo diga: "Este es el blog de Fani. No hay duda".

Creo que poco a poco me voy acercando a lo que busco, pero el camino aún será largo y complicado; aunque bien pensado, también es verdad que no tengo ninguna prisa, así que me lo tomaré con calma.

viernes, 14 de enero de 2011

Otra vez la danza del vientre

-Ahora vosotras solas.
Pom, pom, pom, pom (tambores)
-Muy bien. ¿Dudaaaaas?

Elena, mi profesora de danza del vientre siempre hace lo mismo. Nos enseña un paso (o nos lo recuerda) lo repite varias veces con nosotras y después se hace a un lado para vernos mejor. Es cuando se reproduce la conversación con la que he empezado el post de hoy. Pues bien, ayer en clase me di cuenta de que el “muy bien” del final es una manera como otra cualquiera de decir “vamos a pasar a otro paso” y que no significa en absoluto que lo hayamos hecho bien.

Vamos por partes. Así, para empezar, diré que este año estoy mucho peor que el año pasado en lo que al baile se refiere. Es más complicado y he faltado algún que otro día por viajes de trabajo o por vacaciones, así que me da que este año tampoco me convertiré en profesional de la danza del vientre. Eso sí, reírme me río un rato.

La clase de ayer fue una de las más desastrosas que recuerdo, pero también una de las más divertidas. Después de enseñarnos varios pasos nos dijo: “Ahora vosotras solas”. No había llegado al rincón desde el que nos mira para corregirnos cuando ya había unas en la derecha y otras en la izquierda. Unas con el brazo en alto y otras con el brazo a medio camino. Unas con la pierna estirada y otras con la pierna encogida. En fin, un desastre. Acabó la música y Elena dijo: “Muy bien”. Pues no. Muy bien, no, Elena. Lo hicimos fatal. Pero nos reímos y con eso me vale.

Cuando me estaba cambiando en el vestuario estuve con otra chica hablando y le dije: “La verdad es que vengo porque me río mucho en clase, porque sinceramente si tuviera que motivarme por los progresos que hago en clase me quedaría en casa todos los jueves”. Ella me dijo que le pasaba igual, pero no me engañó. Ella baila mejor que yo y eso que es el primer año que da clase. Me gustan las compañeras de este año. El año pasado cada día había una compañera distinta pero éste somos siempre las mismas y quieras que no eso ayuda a la hora de las coñas y las risas.

Por mucho que me queje antes de ir a clase y por mucha pereza que me dé salir de casa después de cenar para llegar a las 22:00 a la escuela, he de decir que me encanta. De hecho escribo este post para recordármelo cuando me pique el bichito de la pereza. Para recordarme que una vez a la semana voy a reírme y a olvidarme de todo lo que me rodea.

miércoles, 12 de enero de 2011

Primer aniversario

Ayer vi una noticia que me dejó anonadada sobre las injusticias que se están viviendo en Haití. Supongo que es sólo una más de tantas, pero el caso es que el mejor hospital de Haití, el de los Sagrados Corazones creo que dijeron que se llamaba, permanece cerrado porque el dueño se arruinó unos meses después del terremoto y, entre Gobierno, ONGs, ONU y no sé qué más entidades, no han llegado a un acuerdo de cómo mantenerlo abierto. Se trata de un hospital con todo tipo de facilidades (para tratarse de un país como Haití quiero decir) donde mucha gente podría ser atendida a diario pero que está cerrado a cal y canto y acumulando polvo en las esquinas, los aparatos médicos y en las camillas. No es justo que esto ocurra así. Que la gente que podría poner remedio a esta situación mire para otro lado. Yo soy de las que opina que querer es poder, y aquí hay mucha gente que no quiere.

Según las cifras del telediario sólo un 5% de los escombros se han retirado, y la gente sigue (mal)viviendo en campamentos.

En fin, que podía seguir hablando y hablando de Haití, pero creo que ya está todo dicho.

Hoy hace un año del terremoto.

sábado, 8 de enero de 2011

Propósitos del año nuevo

Suena tipiquisimo, pero yo, como casi la totalidad de las personas de este país, me estoy planteando hacer una lista con los buenos propósitos para el año nuevo. Todos los años hago una mentalmente y lo cierto es que no me ha ido muy bien, así que he decidido hacerlo esta vez por escrito para que haya testigos que me lo puedan echar en cara a final de año en caso de no llevarlos a cabo.

Mi lista también es tipiquísima, pero es que de verdad es lo que quiero hacer:

- Volver a dejarme las uñas medianamente largas. Si mi compañera Ana me viera las uñas ahora mismo me daría de collejas hasta cansarse, así que tengo que dejarlas crecer desde ya y esconder las manos en el trabajo hasta que se puedan mostrar. Eso, por no contar el dolor que tengo en estos momentos en los dedos. Totalmente merecido, por otro lado.

- Ponerme a dieta. He llegado a un punto en el que ya no basta con decir: "tengo que perder unos kilitos". No. Quiero recuperar la talla de hace un par de años, y no sólo por estética, (que también, claro), sino porque cada vez me canso más y físicamente lo noto.

- Hacer ejercicio. Completamente relacionado con el punto anterior. Cuanto menos me muevo, menos ganas tengo de hacer cosas; cuantas menos ganas de hacer cosas tengo, más tiempo me quedo en casa; cuanto más me quedo en casa, más pico entre horas; y cuanto más pico entre horas, más engordo. Pues lo que os decía... completamente relacionado.

- Aprender a bailar. No es fácil yendo sólo una vez por semana, pero como voy a empezar a hacer ejercicio intentaré meter mis pasos de baile como parte de mi rutina. A ver si de este modo consigo que parezca que sé bailar a final de curso.

- Aprender inglés. Más o menos lo entiendo en estos momentos, pero a la hora de hablarlo me cuesta horrores. He decidido ponerme con películas otra vez, canciones, libros...

Creo que eso es lo principal. Hay otras muchas cosas que me planteo (quizás mucho más personales y complicadas de llevar a cabo) pero lo dejaré para más adelante; tampoco hay que forzar a la máquina.


miércoles, 5 de enero de 2011

Papa americano

Personalmente soy de las que piensa que el día de Nochevieja no debería haber programas de televisión porque nadie les presta atención. Por ejemplo este año ha estado Jose Mota en la 1 y lo primero, y único, que he visto es este vídeo que os traigo hoy. Y ya. Ni de A3, ni de Telecinco, ni la Sexta, ni ná de ná. Es todo lo que he visto de los especiales de Nochevieja. ¿Y por qué? pues porque es un día en el que te juntas con gente, hay ruido en las casas y es practicamente imposible escuchar nada que no sea el murmullo de la gente.

¿Sabéis qué? Este post me va a quedar raro, pero es que según estoy escribiendo todo este me estoy dando cuenta de que no todo el mundo puede reunirse con sus seres queridos en días como estos. Realmente soy una persona con suerte porque sé que no pasaré nunca la Nochebuena o la Nochevieja sola. Así que voy a contradecirme de pleno para decir que menos mal que hay programas navideños como el de José Mota para que la gente que no tiene con quien reunirse pueda pasar noches tan especiales como estas en buena compañía y con una sonrisa en los labios.

Bueno, a lo que íbamos. Os dejo el vídeo del Papa americano. Lo he visto esta mañana, y aunque me parece super predecible, me ha hecho muchisima gracia. Os lo dejo a ver qué os parece a vosotros.

¡Feliz noche de Reyes a todos!