¿Qué buscas?

jueves, 12 de septiembre de 2013

Ayer fue 11 de septiembre



Los últimos 12 años, cada vez que llegaba el 11 de septiembre mi cabeza volvía a un momento concreto del 2001. Recuerdo a Matías Prats hablando con el corresponsal en Nueva York diciendo: "La otra torre, Ricardo (Ortega), la otra torre" y poco después lo que todos los que estábamos viendo esa cadena recordaremos siempre: "¡Dios Santo!"
 
Han pasado 12 años y se me siguen poniendo los pelos como escarpias cada vez que lo veo, lo oigo o lo recuerdo.
 
Recuerdo la incertidumbre ese día. Horas delante de la tele para ver qué estaba pasando, primero en Nueva York y después en Whasington también.
 
Desde este año, sin embargo, el 11 de septiembre tiene para mí otro significado importante, y es que, desde que estoy en Chile, he visto, oído y leído, si no mucho por lo menos bastante, sobre lo que ocurrió aquí este día del año 1973.
 
Y estoy impactada.
 
Sabía que había habido un golpe de estado. Sabía que había habido una dictadura militar después, pero hasta que no he estado aquí no he sentido lo que realmente el 11 de septiembre significa en Chile.
 
No se olvida y no se perdona. Es un sentimiento y es, 40 años después, un tema doloroso para la mayoría. Muy doloroso. Aquí hace 40 años murió el primer presidente socialista de Chile, pero no sólo él murió; al menos 38.000 víctimas le acompañaron. ¡38.000! Yo hoy, aquí sentada en mi pequeño estudio de Providencia, me he dado cuenta de algo: tanto en Chile como en Las Torres Gemelas de Nueva York quienes murieron fueron el pueblo, la libertad y los derechos humanos. Las personas que hacen posible los países. Las personas sin las cuales los "mandamases" no tendrían qué hacer ni a quién gobernar. Las personas sin las cuales ellos no serían ABSOLUTAMENTE NADA.  
 
Las últimas palabras de Salvador Allende fueron !VIVA CHILE! (en mi texto de hoy se puede cambiar CHILE por el país de cada uno si se quiere) ¡VIVA EL PUEBLO! ¡VIVAN LOS TRABAJADORES! Y yo, siendo cada día más atea, sólo puedo decir una cosa a sus palabras: AMÉN.




GALERÍA DE IMÁGENES DEL GOLPE DE ESTADO CHILENO AQUÍ
 
---------------------------------------------------------
 
Esta entrada la he hecho para mí. Para no olvidar lo que he sentido estando en Chile. Y como homenaje a todas las víctimas. Para que no caigan nunca en el olvido.
 

lunes, 9 de septiembre de 2013

Al sur de Santiago (tercera parte)

En esta penúltima parte de mi viaje os voy a enseñar Corral y Niebla. A Niebla se llega en autobus desde Valdivia y en media horita estás allí. Para llegar a Corral hay que coger un barquito en Niebla y también se tarda como media hora dependiendo del estado del agua (mitad dulce, mitad salada) 
 
Me negué en rotundo a contratar una excursión guiada en la que se veían muchos sitios, sí, pero a un ritmo que seguramente no habría sido el que yo quería llevar. Así pues me informé para hacer las excursiones por mi cuenta y el resultado no pudo ser mejor.

"Sólo ven enemigos gigantes quienes viven de rodillas"

Fuerte de Niebla

Fuerte de Niebla

 
Niebla
 
Del poste a la derecha: agua dulce; del poste a la izquierda: agua salada
 
Corral con el fuerte de fondo

La placa indica la altura a la que llegó el agua después del maremoto de 1960. Tuvo que ser espeluznante...

Fuerte de Corral

Fuerte de Corral

Exterior del fuerte de Corral

Interior del fuerte de Corral. Nivel inferior que lleva hasta la playa.