¿Qué buscas?

jueves, 1 de octubre de 2009

He roto mi hucha cerdito

Muchas veces hacemos tonterías que más tarde, cuando lo pensamos en frío, nos hace preguntarnos: “Y esto, ¿para que me sirve?” o "¿Por qué he hecho esto?" Pues bien, algo parecido pensé yo el domingo pasado cuando, mientras limpiaba mi habitación, me encontré con dos huchas que tenía llenas desde hacía varios años y decidí darles un martillazo. Y no digo llenas de tesoros que me sacaran de pobre. No. Estaban llenas de moneditas de un céntimo, dos céntimos y cinco céntimos. Es decir, todas las monedas de cobre que la gente desprecia tanto (¡ahora entiendo que con razón!) y que a mí me dio por recoger un día y darles cobijo.

Ya hace tiempo que me di cuenta de mi estúpido error y por eso mismo estaba retrasando el momento de juntar las huchas y un martillo en la misma habitación (aunque sin duda era algo que irremediablemente tenía que hacer)

Mi "matanza del cerdo" particular

No quiero ni saber cuánto tiempo estuve contando, amontonando y empaquetando mini monedas, pero lo que sí sé, es que nunca, nunca, nunca volveré a coleccionar moneditas de céntimos.

Mi "tesoro"

5 comentarios:

OXKAR dijo...

Merecio la pena coleccionarlas monedas teniendo en cuenta coste hucha-tesoro guardado?
Un besote

Sandris2008 dijo...

no te dio penita, pobre cerdito...

Narayani dijo...

Pues la hucha fue un regalo, así que no me costó nada... mereció la pena? pues.. quizá en su momento no habría hecho nada con esas monedas y ahora tengo unos eurillos para comprarme un capricho...

Y sí, me dio pena dar el martillazo, pero no había otra forma de conseguir las monedas. Además, ya estaba un poco cansada de tener las dos huchas en el mueble de casa cogiendo polvo :-P

Carlos dijo...

¡Yo tengo 3 huchas! Dos son cerditos tb y una la tengo llena, pero estoy esperando a llenar la segunda (que es mucho más grande) para hacer la matanza.

Dará pena, ¡pero supongo que el stress también se libera!

Narayani dijo...

Pues sí me dio pena, pero no iba a tener toda la vida las huchas en casa... Por otro lado más que quitarme el stress me lo puso... ¡no sabes lo que fue contar todas esas monedas y además con hora porque lo hice en la mesa donde teníamos que comer poco después y no hacían más que meterme prisa!! :-)