¿Qué buscas?

jueves, 24 de junio de 2010

Son las 00:00... Feliz cumpleaños

Hace años, muchos años, conocí a un chico en un chat (¡madre mía dónde quedaron las horas perdidas dentro de los chats!!). Fue una conversación agradable fuera del "de dónde?" "edad?" "medidas?" "webcam?" "quedamos?" típico de los chats de antaño. Ahora no sé cómo irá la cosa, pero entonces era así. Es decir, dificilismo encontrar alguien con quien realmente pudieras hablar. Sin embargo alguna vez encontrabas a alguien interesante que te hacía quedarte más rato pegada a la pantalla.

Conocí a Alex un día y empezamos a hablar sobre Nueva York, sobre un sandwich que se quería hacer para cenar y sobre no sé que otras cosas. Estuvimos bastante rato hablando y al final nos intercambiamos las direcciones de messenger. Coincidimos varias veces y terminamos llevándonos bastante bien. Yo me fui un par de meses a Edimburgo y al poco de volver a Madrid él decidió que se iba a vivir a Dublin. El día antes de que se marchara decidimos quedar y conocernos. Dimos una vuelta y tomamos algo. Después mantuvimos el contacto, él desde Dublin y yo desde Madrid. Cuando venía de visita a casa me llamaba y quedábamos a tomar algo y a echarnos unas risas. Era una relación un tanto peculiar la que teníamos porque podíamos pasar meses sin hablarnos o sin escribirnos pero cuando volvíamos a encontrarnos era como si el tiempo no hubiera pasado... Bueno, al menos por mi parte. Sin embargo llegó un día que no me contestó los mensajes que le mandaba, ni me cogía el teléfono cuando le llamaba. Ya ha pasado tanto tiempo desde entonces que parece absurdo seguir dándole vueltas al asunto, pero es algo que no puedo evitar. Ni ahora, ni cada año cuando llegue el día 24 de junio, que es su cumpleaños, podré evitarlo. Me encantaba que llegasen nuestros cumpleaños... Él cumple años el 24 de junio; yo, el 25. Podía hacer meses que no hablábamos, pero el día 23 a las 00:00 siempre le llamaba para felicitarle. 24 horas después era él quien cogía el teléfono y me llamaba a mí y volvíamos a hablar durante un rato como si hiciera meses que no nos poníamos al día de nuestra vida.

Ahora cuando llega la fecha echo de menos esas dos llamadas. Puede que no fuéramos amigos íntimos, ni que nos viéramos a diario, pero teníamos una relación que para mí era especial. Y la echo de menos.

Ya son las 00:17... Felicidades...

3 comentarios:

la emperatriz de lavapiés dijo...

Yo te entiendo. Pero ya no echo de menos nada. 1 beso

Carlos dijo...

Me despisto tres días, he tenido visita en casa y se pasa tu cumple, ¡FELICIDADES (atrasadas)!

La verdad que esas relaciones tienen su cosa, ¿no te pasaba que a veces cuentas mucho más de tu vida a un desconocido (luego será amigo, pero al principio es un desconocido) que a un amigo/a de toda la vida?

Narayani dijo...

MUCHAS GRACIAS!! (Atrasadas):-)

Pues sí, eso de contar nuestra vida a desconocidos lo hacemos mucho. Con Alex, el chico del post, me pasaba eso.

Emperatriz, supongo que llegará un día que no echaré de menos nada :-)