¿Qué buscas?

martes, 1 de febrero de 2011

Sombra aquí y sombra allá (maquíllate, maquíllate...)

El otro día estuvimos mi hermana Ana, mi cuñado y yo comprando en el Factory de San Sebastian de los Reyes. Realmente mi idea era sólo mirar, pero descubrí la tienda Kiko de cosmética y no me pude resistir.

Había escuchado bastante hablar de esa tienda pero nunca había visto una, así que cuando la vi (¡y encima en un Factory!) no me lo pensé dos veces y me fui de cabeza para dentro. Después de cinco minutos ni Ana ni yo habíamos pasado del primer expositor, donde estaban en completo orden, las sombras de ojos. Ella vio unas, yo vi otras, y al final hicimos consenso y nos compramos las mismas. Dos sombras en crema, yo en plata y dorado y Ana en plata y morado. Eran ideales.

Por otro lado, y una vez que conseguí salir de la zona de sombras de ojos, me encapriché de un rimel que rizaba las pestañas al tiempo que las teñía (lo del color no tanto, pero lo de curvarlas me es algo totalmente necesario porque tengo las pestañas suicidas: todo el día apuntando hacia abajo y amenazando con caer en picado).

Llegué a casa super feliz de la vida con mi compra, pero la ilusión me duró justo hasta el día que probé las sombras. Utilicé el dedo índice como pincel y extendí la sombra por el párpado. Perfecto. La verdad es que el resultado era perfecto... nada más aplicar la crema. Porque lo cierto es que cinco minutos después lo único que quedaba del color es una raya allí donde el párpado tiene la arruguita, es decir, no quedaba nada de nada. ¿Pero, cómo? No podía ser cierto lo que me estaba pasando... Las sombras casi sin estrenar y mi ojo incapaz de asimilar que no tenía que sudar ni arrugarse. Pues eso, un desastre.

Eso sí, el rimel me parece perfecto. Me curva las pestañas (en la medida de lo posible, claro, tampoco voy a pedirle peras al olmo...) y me da el toque de color para resaltarlas. Hacía mucho que buscaba un rimel del que pudiera decir: "Ah! pues yo siempre utilizo el mismo. Me va de maravilla y ya no lo cambio por nada." Realmente no sé si lo cambiaré o no por otra marca, pero lo que está claro es que de los que he probado es el que mejor me funciona.

Cuando estrené las sombras estuve a punto de escribir un sms a Ana preguntándole por las sombras pero como estaba en el trabajo se me olvidó. El otro día, saliendo de casa de nuestro primo, salió el tema de los maquillajes y de pronto se volvió hacia mí y me preguntó: "¿Has probado las sombras?" y antes de que contestara añadió "¡Qué mierda!". En un primer momento coincidí con ella, pero creo que quizás se le pueda dar una segunda oportunidad poniendo antes una capa de maquillaje, polvos, o algo del estilo porque lo que no voy a hacer es tirarlas sin más (y sin estrenar para más inri)

Os dejo una foto de los dos productos por si os topais con ellos alguna vez. El rimel está bien, las sombras, hasta el momento, no tanto.




Fotos: Kiko cosméticos

7 comentarios:

la emperatriz de lavapiés dijo...

Todas las sombras acaban en el mismo sitio: en el pliegue de los párpados. Es cuestión de tiempo, y en eso parece que las de kiko baten récords, jeje. ¡otra oportunidad!

Akai dijo...

¡A mí me pasaba lo mismo con las sombras! ¡Es que no había manera de mantenerlas! Luego me enteré (ignorante de mí) de que existen primers para párpados, justamente para que las sombras duren más al aislar la grasa del párpado (que, no te voy a mentir, se queda un poco áspero). El que yo uso es Shadow Insurance, de Too Faced y me va bien, aunque nunca he probado las sombras Kiko :)

Narayani dijo...

Pues ya os contaré qué tal con una base de maquillaje debajo cómo queda porque mi hermana pequeña va a probarlo esta semana. Dependiendo de cómo quede compraré uno o no, jejeje.

Besos!

Carlos dijo...

Entre esto y las bolas de la bañera, el blog parece el blog oficial de Cosmopolitan!!

Carlos dijo...

Al comentario anterior le falta una carita sonriente, que conste que lo digo riéndome, de broma vaya :D

Narayani dijo...

Ya, ya ;-)

Hay que tener en cuenta que soy una chica y estas cosas tarde o temprano tenían que salir a relucir, jeje. Ya verás cuando Afriquilla comience con las sombras de ojos y los rimel. Ya vendrás a pedir consejo, jeje

Un beso

Anónimo dijo...

Hola a todos.

Soy Ana, la otra pringada que se compró las dos sombras de ojos...
Todavía no las he probado con maquillaje pero cuando lo haga ya os diré qué tal.
A día de hoy sólo pienso que tenía en la mano una tercera sombra igual y que al final me dije: "mejor prueba estas dos y si van bien coges la tercera!!" así que , podría haber sido peor..