¿Qué buscas?

jueves, 18 de agosto de 2011

Dicen que lo importante no es saber, sino tener el teléfono del que sabe

Pues lo mismo ocurre cuando tienes que organizar un viaje a Tanzania para el que estás cero preparada, que lo importante no es tener, sino tener el teléfono del que tiene.

De esta manera he conseguido del hermano de mi cuñado una cazadora, unos guantes para el frío y un gorro (con el que estoy monísima, por cierto); de la cuñada de mi hermana unos pantalones para el frío; del cuñado de mi hermana una capa para el agua; de mi prima una mochila; de mi hermana y mi cuñado un saco de dormir; y de mi compañero de viaje las medicinas que posiblemente nos hagan falta allí. Pero yo también aporto cosas a mi equipaje no os creáis. Algunas cosas las tenía ya, otras me las estoy comprando.

Ahora mismo estoy a 9 días de mi viaje y tengo todo a medio preparar, sin embargo a pesar de la importancia del viaje, no estoy especialmente nerviosa. Al principio me preocupaba el equipo para subir al Kilimanjaro, pero tampoco es algo que me haya quitado el sueño en exceso (excepto una noche que me desvelé y no conseguí volver a dormir pensando en todo lo que tenía que hacer) Después me empezó a agobiar el idioma. Por supuesto no hablo swahili (tampoco sé si se escribe así), pero sí algo de inglés que es el idioma que tendré que utilizar allí. El problema es que cada vez lo llevo peor. Voy con personas que lo dominan por completo, así que me dará rabia no poder hablarlo con soltura, pero realmente es algo que ha dejado de importarme. Me tomo este viaje como un viaje para mí misma, así que me haré como que no me importa no enterarme de las conversaciones que haya a mi alrededor.

Ahora la verdad es que no me pone nerviosa pensar en la ascensión, ni tampoco en el viaje de casi un día hasta llegar a Tanzania, ni en el idioma, ni en el equipo. Va todo sobre la marcha. Tengo la vacuna puesta, el pasaporte en orden (¡conseguiré mi segundo sello!) y lo necesario para no pelarme de frío en la cima (porque mi intención es llegar hasta arriba) así que, si a eso le sumamos las ganas que tengo de ir, creo que puedo decir que lo principal ya está ok. Estoy lista para volar (y volar y volar (porque tengo muchas horas de viaje) a Tanzania. Ya contaré a mi vuelta la experiencia que seguro que será irrepetible.

No veo el momento de ponerme en marcha para contar todo después en el blog...

No hay comentarios: