¿Qué buscas?

viernes, 8 de febrero de 2013

Croacia - Día 7

24 de agosto de 2012

El plan para hoy es ir al Parque Natural de Plitvice así que madrugamos mucho para no llegar muy tarde y poder aparcar bien. Desayunamos con la fresca en nuestro maravilloso cenador (¡cómo me gusta este lugar!) y después salimos hacia el parque.

Este es nuestro cenador a primera hora de la mañana
 
Aparcamos bastante bien teniendo en cuenta que ya hay un montón de gente. Una vez dentro del parque tenemos que coger unos autobuses que nos bajen a la ruta que vamos a hacer. Hay varias, pero nosotros nos decidimos por una bastante dominguera. El parque es muy bonito pero nos pasa lo mismo que en Krka: nos sobran turistas.
 
Siempre he escuchado que una imagen vale más que mil palabras, así que hoy os dejo las imágenes del parque porque no hay nada destacable que contar con palabras.

 

Ojo al cartel y al caso que le hacemos todos
 

 

Esta foto es mi actual fondo de escritorio. Me encanta.
 
Después de un rato de caminata cogemos un barquito para cruzar al otro lado y, a pesar de ser sólo las 12:30 decidimos tomarnos un descanso y comer una vez salimos del barco. Encontramos una mesa en la sombra así que no hay más que hablar, hacemos cola en el restaurante y pedimos nuestras hamburguesas con queso y nuestros refrescos. La verdad es que a pesar de ser muy pronto para comer nos sienta genial porque estamos cansadillos ya. Hoy hemos madrugado mucho.

Disfrutando de un merecido descanso
 
Continuamos con la visita después de comer. La gran atracción del parque es la catarata pero cuando llegamos a ella nos decepciona un poco porque tiene poca agua. Imagino que lo bonito será ver el parque en otra época en la que haya más lluvias.


 
La "gran" cascada. Parece ser que en invierno gana bastante. En verano hay poca agua.

 
Una vez vista la "gran" catarata la senda nos lleva directamente a la salida. Poco a poco subimos por el camino hasta que llegamos al punto de encuentro con el resto de turistas (como si les hubiéramos perdido de vista en algún momento) para coger el bus de vuelta. Nos encontramos con un chiringuito y nos compramos unos helados tipo calipo para hacer más llevadera la espera. Estamos muy cansados y lo único que queremos es sentarnos. Nos da igual dónde. Qué pena que a las avispas, lo que queramos nosotros, les de lo mismo. Al final acabamos todos dispersados para evitar que nos piquen.
 
Comiendo nuestros helados antes de la invasión de las avispas
 
De vuelta en el bus
 
El resto de la tarde es muy tranquila. Vamos a casa y después de refrescarnos un poco nos bajamos al cenador a jugar una partidita de dados. En principio vamos a jugar todos, pero Cris, que ha cogido cobertura y wifi se queda hablando con su chico por Skype mientras nosotros disfrutamos de los rayos de sol en el cenador. Al poco de estar allí llega el dueño de la casa con una bandeja con un postre casero que ha hecho su madre para nosotros. Creo que lo ha hecho por las molestias de la ducha del día anterior. Nos hace mucha ilusión y nos parece un detalle. Por supuesto hacemos un alto en lo que estamos haciendo para merendar.
 
Poco después viene la dueña y nos dice que ha comprado el "fu-fu" de los mosquitos que ayer Ana le pidió. Recordad que Ana le preguntó si tenía y como la respuesta fue negativa hoy ha ido a comprar. Otro detallazo.
  
 
Puesta de sol desde el cenador
 

Después de la partida nos preparamos para salir a cenar. Vamos en coche al pueblo y cenamos en una terraza. El pueblo es muy pequeño y está dividido por la carretera pero no se está mal. El menú se divide entre dos platos fundamentalmente: pizza las niñas y carnaza los niños.
 
A las 22:30 estamos metiéndonos en la cama. Hoy hemos madrugado, pero mañana nos toca madrugar todavía más (lo de pasado mañana prefiero no pensarlo porque eso sí que va a ser la risa) Hoy el día ha sido tranquilo, pero nos ha venido bien relajarnos por la tarde.  

6 comentarios:

Margari dijo...

Ays, qué envidia te tengo ahora mismo...
Besotes!!!

Patrycja Photography dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Susana Deseo Libros dijo...

Preciosas imágenes, el parque con las cascadas me ha encantado.
No sabia que Croacia fuera tan bonito.
Besos.

Anónimo dijo...

la verdad es que parecíamos borregos en Plitvice. También fue una pena que hicera tanto calor, pq recuerdo que se me hizo algo pesado el camino después de comer.

Los señores de la casa eran monisismos. LA tarta fue todo un detalle ;-P

Muas

Narayani dijo...

Margari, lo sientooo por darte envidia. No era mi intención...

Susana, es bonito, pero también es cierto que la cantidad de gente le quita muuuuuuuuuucho encanto.

Señor Anónimo (me inclino a que que eres Javi pero vete tú a saber...) es verdad que después de comer fue un poco largo el paseo, no lo recordaba. Y sí los señores de la casa eran monísimos :-)

Besos!

Noe dijo...

Yo soy muy de parques naturales, asi que tu entrada me ha encantado, por cierto, las fotos muy bonitas.
Un beso