¿Qué buscas?

lunes, 15 de abril de 2013

Chile - primera semana

Llevo una semana en Chile y tengo la sensación de llevar meses ya. Me han pasado muchas cosas, quizás nada realmente importante ni destacable fuera de que estoy empezando de cero en un país nuevo, pero sí a nivel emocional. Creo que he podido pasar fácilmente por todas las emociones posibles varias veces al día: euforia, miedo, ilusión, angustia, emoción, incertidumbre. La misma cosa me agobia y me ilusiona dependiendo del momento en que lo piense, sin embargo sé que al final me va a ir bien y eso me hace ser cada día un poco más optimista.
 
Parece que por fin tendré piso a partir de mayo, aunque tampoco me quiero hacer demasiadas ilusiones porque el que sería mi casero ya me la ha jugado una vez y no descarto que lo vuelva a hacer, pero bueno, mantengo la fe en el ser humano y espero estar instalada en unas semanas.
 
Si echo la vista atrás sólo diez días me emociona saber que hay tanta gente preocupándose por mí y ayudándome a pesar de no conocerme. Muchos de vosotros me estáis prestando a vuestros amigos y yo, desde este humilde rincón, prometo cuidarles tanto como esté en mi mano y portarme bien para que quieran después mantener la amistad con vosotros. Creo que lo conseguiré. Otros me han ayudado desde el anonimato, como Carmen, una clienta de mi hermana Sandra, que removió Roma con Santiago, nunca mejor dicho lo de Santiago, para agilizar los trámites de mi visado de trabajo. Sin ella seguramente estaría aún en España esperando y por eso no sé cómo puedo agradecérselo. Tener el visado y comprar el billete de avión fue todo uno y no tuve tiempo de casi nada, pero me habría gustado agradecérselo en persona así que lo dejo pendiente para la vuelta.
 
Santiago no es muy diferente a lo que conocemos en España y el resto de Europa. En las tiendas están las mismas marcas, las mismas promociones dos por uno y las mismas ofertas del día. En la calle el mismo idioma, los mismos edificios, los mismos parques. No tengo la sensación de tener un océano entre vosotros y yo.
 
Dejé muchas cosas pendientes en España antes de venirme, la principal hablar con algunos de vosotros que sé que leeréis esto en algún momento, y contaros que me deportaron hace un mes. Sinceramente, cuando de pequeña decía que de mayor quería ser una mujer de portada no me refería a esto, pero bueno, las cosas pasan y de todo se aprende y os aseguro que de todo esto también he sacado algo de provecho. He hecho una escapada con mi amiga Yrene, cosa que hacía mucho tiempo que no hacíamos juntas; he ido al cine con mis padres; he pasado todo el tiempo que he podido con Iker, achuchándole todo lo que se ha dejado y más; he salido de tapas por Madrid; he visitado los pueblos negros de Guadalajara; y he comido torrijas. En definitiva, he aprovechado el tiempo. No volveré hasta diciembre, más concretamente hasta el día 22 que es cuando se inaugura la Navidad con eso de la Lotería, y se hace duro pensar que va a pasar tanto tiempo sin veros, por eso no quiero pensarlo y simplemente dejo que los días pasen. Utilizo el Skype bastante aunque el video según mi abuela no me hace justicia y soy más guapa en persona y, no lo neguemos, estamos hablando más ahora que cuando estaba en Madrid. Al final, va a resultar que son todo ventajas.
 
No me quiero enrollar más por ahora. Son muchas cosas las que tengo para contar, pero creo que mejor es que me lo tome con calma y explicar las cosas poco a poco para no aburriros. Gracias a todos por todo. A cada uno por una cosa. Por los besos, los hasta la vuelta, las llamadas y los whatsapp, por los numeritos del aeropuerto y por estar ahí. Intentaré actualizar el blog lo máximo posible para que sepáis de mí (a ver si así de paso consigo tener más visitas)
 
Por ahora no he hecho fotos. Os dejo una que hice con el móvil el primer día. Me pareció bonita aunque la calidad no es muy buena.
 
 
Yo trabajo justo detrás de la torre gigante.
 

15 comentarios:

Meg dijo...

Guapa!!! me alegro de que estés bien, es normal tener altibajos, pero eres valiente y fuerte, o eso es lo que transmites :-) Seguiré tus crónicas. El tiempo, parta bien y para mal, pasa rápido, y cuando te quieras dar cuenta ya habrá pasado.

Un besazo fuerte y mucho ánimo!!!!!!!

Nube dijo...

Me alegro de que ya estés allí y además sana y salva ^^
Espero que te den el piso pronto y que al casero no se le ocurra volver a jugártela, dile que hay muchas bloggeras que le lanzaríamos toda nuestra biblioteca si no se porta bien XD.

Como te dije, me meteré por aquí a menudo para ver como estás y como avanza tu aventura.

que disfrutes muchoooo, aunque eches de menos a todos, cuando vuelvas en diciembre estarán ahí para achucharte!

Besotes!

Gijón dijo...

No te lo vas a creer, sobre todo porque no nos conocemos, pero el otro día me pregunté qué habría sido de tu viaje y busqué por tu blog a ver si me había perdido algo...

Me alegro mucho de que estés bien y te deseo lo mejor. ¡Este viaje te hará grande!

Un abrazo :D

Maica dijo...

Fani al final no pudimos realizar el encuentro, ya veo y entiendo que eran muchas las cosas por hacer antes de saltar el océano, pero como el tiempo corre más veloz de lo que pensamos en un abrir y cerrar de ojos estás de nuevo por los madriles pateando calle. Ayer estaba releyendo precisamente tu relato en Susurros de invierno, lo volví a disfrutar un montón y estaba pensando si te habrías ido ya. Te deseo toda la suerte del mundo que estoy segura te acompaña porque eres tan dulce y bien dispuesta que el camino se te allana ¡seguro! y además como sabes en una experiencia extraordinaria para meter en tu mochila vital, disfruta todo lo que puedas y a la vuelta espero que nos cuentes muchas cosas, en el entre tanto seguiré tu gran aventura a través del blog. Muchos besos

Margari dijo...

Normal esos cambios de ánimo. Si es que estás viviendo una experiencia que es para tener todos esos cambios y más. Pero como dice Meg, tú eres fuerte y seguro que lo superas todo. Y cuando menos te lo esperes, estás aquí otra vez disfrutando con la familia. Y hoy con esto del internet parece que estamos más cerquita. Que voy a estar muy atenta a lo que nos cuentes por aquí. Y creo que somos muchos los que vamos a estar por aquí. Así que cuando quieras pegar un gritito... Ya sabes!
Besotes!!!

Juan Rescalvo Somoza dijo...

Bueno, pues poco a poco te vas estableciendo por allá.

Recuerdo que mi profesora de Historia decía que en el continente americano todo era más grande, las montañas más altas, los rios más caudalosos,... yo diría que lo mismo sucede con las emociones, que se viven con más intensidad, jeje.

Dentro de nada lo que aún te resulta ajeno lo sentirás como propio ;)

Disfruta de Chile y cuídate :)

la emperatriz de lavapiés dijo...

Ayyy Fany, cuántas aventuras te quedan por allí, me das mucha envidia :)

Anónimo dijo...

Tranquila cariño, es normal esos altibajos, pero eres muy fuerte y valiente y esta aventura va ha ser estupenda, estoy segura de ello.

Miles de besos,

Sandri.

p.d. "Tata" Iker tambien te envia miles de besos

Jose dijo...

Creo que era en la peli "una casa de locos" (una película sobre la experiencia erasmus de un francés en Barcelona) que decían que esos grandes problemas que tienes al principio luego con el tiempo les restas importancia y los cuentas como si fueran la gran aventura que son (he buscado la frase pero no la he encontrado).
Me alegra saber de ti, espero que vaya genial, es normal que al principio te sientas así. En menos que te des cuenta te asentarás por ahí y lo que ahora te parece extraño será normal. Yo que he vivido muchas veces fuera de casa creo que la situación se normaliza cuando comienzas a referirte a tu casa de allá como tu casa, jeje.
Un beso.

Narayani dijo...

Chicos, gracias por vuestros comentarios!!

Os iré contando más cosillas en cuanto pueda :-)

Gijón, gracias por preocuparte. Precisamente porque no nos conocemos me emociona tu mensaje :-)

Un beso enorme a todos!!!

Anónimo dijo...

Faniiiiii, seguro que te va a ir muy bien. Es normal que los primeros días estés un poco descolocada y que sientas mucha incertidumbre sobre la casa, el trabajo, la gente... en definitiva sobre como será vivir un año allí, pero si existe alguien capaz de hacer suyo cualquier entorno, de hacer amigos nuevos en cualquier parte y de reirse en los momentos de estrés, esa eres tú. Así q en unos días esos nervios irán pasando y luego verás, no querrás regresar! claro q eso te va a ser difícil, ya se encargarán tus hermanas de traerte de las orejas.
Seguro que ahora te sientes un poco a flor de piel (yo te entiendo... jaja) pero en cuanto estés disfrutando de tu pisito nuevo empezará una etapa muy bonita.

Un bsito muy grande y sigue informando!!.
TQ

Yrene

Narayani dijo...

Gracias Yre!! Yo también te quiero un montón!! :-)

Muaaaaaaas!!!!

Dresde dijo...

¿Deportada? ¡Creo que me he perdido algo importante últimamente! Preguntaré a Pinchín :)

Voy a decir aquí que no me oyen que yo también llamo más a mis abuelas desde que estoy en Toronto. Es básicamente porque sé que el resto de la familia sabe de mí por Internet, pero en esa generación el teléfono es la última tecnología, así que es más fácil. Y ahora mis abuelas me quieren más que nunca, todo hay que decirlo, jajajaja.

Un abrazo!

diariodeunaescritoranovata dijo...

Fani, cielete, los cambios tan bruscos son así, te sientes a flor de piel, a veces fuera de ti misma... Pero tú eres una chica muuuuuuuuy fuerte y te harás pronto con la situación. Estoy segura. En poco tiempo te sentirás parte de tu nueva ciudad. Y seguro que de esta experiencia sale una historia interesante que yo estaré encantada de escuchar (o leer).
Vuelves en diciembre (como los turrones), así que desde ya te digo que tenemos una cita pendiente, tú, yo... y todos los soñadores que quieran apuntarse. No pudimos reunirnos antes de que te fueras, pero estaremos esperándote cuando regreses.

Un besote y "killones" de ánimos :)

Osvaldo dijo...

Ojala que pueda volver a Chile, ya que es un lugar donde he pasado muy buenos momentos. Pude conocer gente muy amable y hay paisajes espectaculares. Ojala que pueda estar en las próximas vacaciones de invierno en chile