¿Qué buscas?

martes, 8 de junio de 2010

Sí, soy una cagueta

Antes de montar en el Dragon Khan el otro día me decidí a subir a la Estampida. Parecía más pequeña y ¡qué diablos! por alguna tenía que empezar... Mi hermana me dijo que seguro que me gustaba, que lo único "malo" era la primera bajada, pero que lo demás estaba bien. Eso sí, eso fue sólo un consejo porque subir lo que se dice subir, no subió.

De la atracción vi más bien poco desde abajo, por lo que fui con la idea de que después de la primera subida estaba la primera bajada que decía mi hermana. Soy cagueta, ya lo he puesto en el título del post así que no es ningún secreto para nadie, por lo que me dije a mí misma que la primera bajada era mejor hacerla con los ojos cerrados. Mi intención realmente era abrirlos a mitad de camino para después disfrutar de la atracción entera. Aquí quizás sea necesario hacer un alto y explicar que cuando el año pasado estuve en EuroDisney (¡a mi edad!) fue la primera vez que monté en una montaña rusa y me gustó la experiencia. Lo bueno, y al mismo tiempo lo malo, que tienen las atracciones de EuroDisney es que son casi todas cubiertas y no puedes ver cómo es hasta que estás haciendo el recorrido, y para entonces es posible que te parezca que ya es demasiado tarde. Eso me pasó en mi atracción preferida de EuroDisney, el Rock 'n' Roller Coaster, que cuando me quise dar cuenta de lo que era la primera vez ya no podía hacer nada para evitar dar la vuelta entera. Es una atracción que, en una recta, arranca a toda velocidad para después subir y después bajar, girar, volver a subir, volver a bajar... Yo no esperaba la reacción que tuve cuando el coche arrancó después de la cuenta atrás, pero durante un segundo, quizá dos, lo que pasó realmente es que mi cuerpo no obedeció ninguna de las señales que mi cerebro trataba de enviar. La principal: coger aire y gritar.

Pues bien, sabiendo cómo había reaccionado en el Rock 'n' Roller Coaster, decidí que no me volvería a pasar lo mismo, así que cuando estábamos llegando a lo más alto, cerré los ojos y cuando noté que empezábamos a bajar comencé a gritar. ERROR. Debería haber mirado sin duda porque hice el más espantoso de los ridículos. Mis gritos sonaban como si el coche estuviera bajando a 200 km/h pero la realidad era muy diferente. Estábamos en una mini bajada de metro y medio y yo no me di cuenta hasta que mi amigo, sentado a mi derecha, me dijo:

- Pero Fani... ¿qué haces?

Le agradezco la delicadeza en la pregunta porque seguramente por su cabeza estaría pasando algo así:

- Pero Fani, ¿qué coño estás haciendo? Deja de gritar que nos está mirando todo el mundo.

Y no le culpo, bueno ni a él ni a mis cuñados que iban justo detrás nuestra y que también disfrutaron de lo lindo con la situación. Al final, claro está, abrí los ojos justo cuando empezaba la primera bajada que me había comentado mi hermana. Y grité, pero la verdad sea dicha de paso, grité por afición, no porque realmente me hiciera falta desahogarme.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajaja, tiene que ser divertido ver a alguien gritar por metro y medio de bajada :D

Yo no es que sea muy valiente con esas cosas pero mi táctica es pensar en las dos opciones que tengo:
1. Estar nervioso y pasarlo mal.
2. Estar tranquilo y pasarlo.

Así que pongo cara de "aquí no pasa nada, alguien tiene un cigarrillo que echarme a la boca?", mi mente le comunica eso al corazón para que deje de latir tan rápido y en seguida puede arrancar la fiesta jejeje. Debí ser algo medio budista en una vida anterior, no veas como me relajo :D

Muy buenos estos dos posts, ya se te echaba de menos :D

Anónimo dijo...

Errmm el anterior era yo, que no se por qué ahora no me da posibilidad de poner Nombre y URL en mis comentarios :(

// Carlos, el del blog de al lado

Narayani dijo...

Ey, era más bien yo la que te echaba de menos por aquí señor anónimo...

Has estado en Port Aventura? Tú lo tienes bastante más cerca que yo.

Me ha encantado tu firma ;-)

Narayani dijo...

Acabo de darme cuenta de que era yo la que no escribía post y no tú el que no escribía comentarios, jejeje. Era en el otro blog en el que te echaba un poquito más de menos :-p

Anónimo dijo...

Eyyy!! Yo si estuve en Port Aventura pero ya hace mucho tiempo.
Recuerdo que cuando me subi en el Dragon pensé: cojo aire y grito. Pero me duro tan poco el pensamiento porque aquello arrancó a toda pastilla que no me dio tiempo a coger aire asi que no chillé. Eso si, mi cara era un poema o eso me dijeron.
Me encanta tu blogg aunque no te escriba comentarios todas la veces.
Cobos.

Narayani dijo...

Bueno, no pasa nada por no escribir... Sé que te pasas de vez en cuando, lo que pasa es que a mí me hace ilusión leer mensajitos y ver que os molestáis en escribir vuestras opiniciones. Mola, así que desde aquí aprovecho apra deciros un GRACIAS con mayúsculas a todos los que habéis puesto comentarios alguna vez :-)

Carlos dijo...

Yo he estado sólo una vez en Port Aventura y ya hace 15 años, no me llama mucho la atención, de hecho, una vez al año lo odio, por sus ofertas de halloween, q cansan bastante.

Yo llevo dos semanas chungas, de lio en el trabajo y en casa y me cuesta más dejar comentarios, pero en seguida vuelvo!

Buen finde

Narayani dijo...

No problem Carlos, también está bien hacerse de rogar de vez en cuando ;-)

Sabes que cuando quieras puedes pasarte por aquí... y que yo te estaré esperando :-)

Que pases buen finde tú también!

Anónimo dijo...

síiii ya se que voy con retraso leyendote, pero cuando he leido que te pusiste a gritar en la bajada de metro y medio me he acordado de la que montamos en las "alfombras de Aladinn" en el paque de atracciones... hace cuánto? 12 años?? No sé, el caso es que nosotras estábamos histéricas y los niños pequeños bostezaban de aburrimiento!!!! jeje. mejor no recordamos nuestra gran experiencia en el tobogan del mc donald, no?? Tirarnos por ahí habría sido todo un subidón de adrealinta (si no fuese porque si nos llegamos a sentar arriba habríamos visto que casi tocabamos el suelo con los pies!!! jeje)

Narayani dijo...

Jajaja, vaya dos PAVAS (el momento requiere que sea en mayúsculas) Tanto por lo de la alfombra de Aladdin como por lo del tobogán... Madre, que pavisosas las dos, jajaja