¿Qué buscas?

viernes, 31 de octubre de 2008

Un vagón para mi sola


Entrar en un medio de transporte vacío en el que nadie ni nada te moleste, muchas veces se convierte en algo completamente imposible. Sin embargo que te ocurra justo cuando estás llegando a tu casa después de unas mini vacaciones, en las que te has pateado una ciudad de arriba a abajo y sientes que ya no puedes mover un músculo más, es un lujo que no se puede desaprovechar. E incluso muchas veces piensas que te gustaría que tu parada estuviera un poco más lejos para poder disfrutar de la situación más tiempo. Esto fue lo que me ocurrió hace unas semanas cuando, volviendo de Córdoba, cogí el cercanías en Atocha para volver a mi casa.
Ojala fuera siempre así...

sábado, 18 de octubre de 2008

martes, 7 de octubre de 2008