¿Qué buscas?

lunes, 22 de abril de 2013

Chile - Cerro de Santa Lucía

Este fin de semana me lo he tomado con calma. He vagueado todo el sábado por la mañana en mi nuevo alojamiento, he salido a pasear y a hacer fotos desde el cerro de Santa Lucía, he conocido a un chico que juega al tenis, he cenado con amigos de amigos de Madrid, he pasado tiempo tirada en el césped mientras me calentaba el sol en la cara, he vuelto a subir al cerro para hacer fotos del atardecer, y me he olvidado de las preocupaciones.
 
Os dejo con una seleccion de fotos hechas este fin de semana, casi todas son del cerro y de los parques, así que espero que os gusten. Yo no salgo en ninguna porque la única que me han hecho es terrible. Ya volveré seguro y se lo pediré a otra persona porque desde luego hoy he elegido mal al fotógrafo.



 


 
Palmera de Canarias

 
Universidad Católica de Chile

Club de tenis. Llegué tarde al partido pero mirad el día que pude disfrutar... No me bañé porque estaba la piscina cerrada pero no por falta de ganas.
 

lunes, 15 de abril de 2013

Chile - primera semana

Llevo una semana en Chile y tengo la sensación de llevar meses ya. Me han pasado muchas cosas, quizás nada realmente importante ni destacable fuera de que estoy empezando de cero en un país nuevo, pero sí a nivel emocional. Creo que he podido pasar fácilmente por todas las emociones posibles varias veces al día: euforia, miedo, ilusión, angustia, emoción, incertidumbre. La misma cosa me agobia y me ilusiona dependiendo del momento en que lo piense, sin embargo sé que al final me va a ir bien y eso me hace ser cada día un poco más optimista.
 
Parece que por fin tendré piso a partir de mayo, aunque tampoco me quiero hacer demasiadas ilusiones porque el que sería mi casero ya me la ha jugado una vez y no descarto que lo vuelva a hacer, pero bueno, mantengo la fe en el ser humano y espero estar instalada en unas semanas.
 
Si echo la vista atrás sólo diez días me emociona saber que hay tanta gente preocupándose por mí y ayudándome a pesar de no conocerme. Muchos de vosotros me estáis prestando a vuestros amigos y yo, desde este humilde rincón, prometo cuidarles tanto como esté en mi mano y portarme bien para que quieran después mantener la amistad con vosotros. Creo que lo conseguiré. Otros me han ayudado desde el anonimato, como Carmen, una clienta de mi hermana Sandra, que removió Roma con Santiago, nunca mejor dicho lo de Santiago, para agilizar los trámites de mi visado de trabajo. Sin ella seguramente estaría aún en España esperando y por eso no sé cómo puedo agradecérselo. Tener el visado y comprar el billete de avión fue todo uno y no tuve tiempo de casi nada, pero me habría gustado agradecérselo en persona así que lo dejo pendiente para la vuelta.
 
Santiago no es muy diferente a lo que conocemos en España y el resto de Europa. En las tiendas están las mismas marcas, las mismas promociones dos por uno y las mismas ofertas del día. En la calle el mismo idioma, los mismos edificios, los mismos parques. No tengo la sensación de tener un océano entre vosotros y yo.
 
Dejé muchas cosas pendientes en España antes de venirme, la principal hablar con algunos de vosotros que sé que leeréis esto en algún momento, y contaros que me deportaron hace un mes. Sinceramente, cuando de pequeña decía que de mayor quería ser una mujer de portada no me refería a esto, pero bueno, las cosas pasan y de todo se aprende y os aseguro que de todo esto también he sacado algo de provecho. He hecho una escapada con mi amiga Yrene, cosa que hacía mucho tiempo que no hacíamos juntas; he ido al cine con mis padres; he pasado todo el tiempo que he podido con Iker, achuchándole todo lo que se ha dejado y más; he salido de tapas por Madrid; he visitado los pueblos negros de Guadalajara; y he comido torrijas. En definitiva, he aprovechado el tiempo. No volveré hasta diciembre, más concretamente hasta el día 22 que es cuando se inaugura la Navidad con eso de la Lotería, y se hace duro pensar que va a pasar tanto tiempo sin veros, por eso no quiero pensarlo y simplemente dejo que los días pasen. Utilizo el Skype bastante aunque el video según mi abuela no me hace justicia y soy más guapa en persona y, no lo neguemos, estamos hablando más ahora que cuando estaba en Madrid. Al final, va a resultar que son todo ventajas.
 
No me quiero enrollar más por ahora. Son muchas cosas las que tengo para contar, pero creo que mejor es que me lo tome con calma y explicar las cosas poco a poco para no aburriros. Gracias a todos por todo. A cada uno por una cosa. Por los besos, los hasta la vuelta, las llamadas y los whatsapp, por los numeritos del aeropuerto y por estar ahí. Intentaré actualizar el blog lo máximo posible para que sepáis de mí (a ver si así de paso consigo tener más visitas)
 
Por ahora no he hecho fotos. Os dejo una que hice con el móvil el primer día. Me pareció bonita aunque la calidad no es muy buena.
 
 
Yo trabajo justo detrás de la torre gigante.